Para lograr la aparición de nuevas formas de vida (desde los animales hasta el mismo hombre), fue fundamental el trabajo de las plantas a través de la fotosíntesis, dado que anteriormente todo era gas y desorden.

Desde la Ciencia más dura hasta la lectura del Génesis, uno encuentra que independiente de la cantidad de años que ambas visiones pueden entregar, hay algo en que sí concuerdan: “El Orden de la Llegada al Planeta de los seres Vivientes”, ambas visiones comparten que el primer eslabón para poder abastecer a otras especies serían los vegetales, luego después de un largo camino recorrido fueron cambiando sus formas con el objetivo de Adaptarse mejor a las condiciones de vida que transcurrían en ese momento dando paso, por último, a la aparición del hombre.

Es por eso que cuando aparecen las plantas con flor, las especies vegetales habían vivido mucho tiempo y ya contaban con Historia y Adaptación. Uno de los conceptos que se debe sumar a la ingesta de Flores de Bach, es que nos beneficiamos de millones de años de evolución a través de su ingesta, esto se debe a su peso evolutivo que ellas generosamente nos entregan.

La ingesta de Flores de Bach, tiene que ver con la trasmisión de vibraciones energéticas, pero estas vibraciones energéticas se encuentran reguladas por un agente emisor, lo que quiere decir que la energía que emanen las Flores de Bach, se encontrará intrínsicamente ligada a la Planta, o sea, para poder sentir todo el potencial vibratorio tenemos que visualizarla con todo lo que ella implica; Historia, Punto evolutivo que se inserta en el planeta, Suelo, Clima, Raíz, Tallo, Hojas, etc.