La Escuela Chilena de Terapia Floral sustenta su área educativa a través de las prácticas clínicas que realizan los Terapeutas Florales formados en nuestra institución. Por este motivo se creó el departamento de Vocación y Servicio Social, que tiene por objetivo apoyar el proceso de formación terapéutica del alumnado bajo las habilidades clínicas, pero también valóricas.

 

Las prácticas van dirigidas a las Redes Educativas de la Región Metropolitana y se realizan bajo la consigna “Práctica Clínica Responsable” (P.C.R), inspirado por el legado de Edward Bach, quien dedicaba la Terapia Floral “a todos aquellos que sufren y padecen”.

 

Las prácticas de Acción Social Escolar se realizan año a año y se ejecutan bajo la regulación de un Protocolo Terapéutico, en el que se garantizan acciones e intervenciones clínicas responsables que protejan al niño en la situación especial que vive y se desarrolla, otorgando así el reparo que necesite en la desarmonía emocional que vive.